jueves, 8 de abril de 2021

LAS VIOLETAS DE TOULOUSE, CARLOS DÍAZ DOMÍNGUEZ

Las violetas de Toulouse

Autor: Carlos Díaz Domínguez

Nº de páginas: 342

Editorial: Independently published 

Año de publicación: 2021

Género: Thriller histórico


http://www.carlosdiazdominguez.com/biografia.html

Carlos Díaz Domínguez
 nace en Madrid en el año 1959. Es licenciado en Ciencias Económicas. Sus primeros pasos en la literatura los da escribiendo sus vivencias en los múltiples viajes que ha realizado, una de sus grandes pasiones junto al cine y al teatro. En el año 2006 publica su primera novela, Los impares de Sagasta. También en ese año recibe un premio en el Certamen Internacional Camilo José Cela por su cuento SemíramisEn el año 2007 vuelve a salir al mercado con una novela, Los ascensores dormidos de La Habana, libro que ha sido reeditado. En los años 2009 y 2010 publica dos novelas cortas: Franco morirá en Rodalquilar y La pasmosa herencia de José Belmonte. En 2011 Tres colores en Carinhall. En el año 2012 resulta seleccionado como uno de los finalistas en el Certamen de relatos breves María Moliner con su escrito titulado En una noche de tormenta. En 2012 Lágrimas sobre Gibraltar. Regresa en el año 2014 con los relatos Un informe en Sevilla y En noches de luna llena, dentro de libros colectivos, y con su quinta novela, A las ocho en el Novelty.

En 2016 publica su primer libro de relatos Vagones en Prosa y el relato Blanco Yhasmina, este último dentro de un libro colectivo. En 2016 publica La menorah de Petra tanto en papel como en digital. En  2017 vuelve a participar en la colección Narradores almerienses con su novela corta El humo cegó tus ojos. Entreacto en el Apolo (2018).  En el año 2019 publicó la novela Diamantes de luz helada (reseña aquí), y el relato El espejo incómodo dentro de un libro colectivo. Las violetas de Toulouse (2021) es su novena novela.

Sinopsis
En otoño de 1944 Toulouse vive tiempos de esperanza. La II Guerra Mundial está decantándose a favor de los Aliados, que ya ocupan una parte importante de Europa habiendo llegado a liberar Francia con éxito.
En la ciudad del Garona se darán cita mujeres españolas, cada una con una procedencia vital distinta. Catalina trabaja de enfermera y vive con un republicano exiliado. María Eulalia, hermana de dos sacerdotes asesinados en el Madrid de 1936, viajará a Francia con un objetivo concreto: averiguar los planes del Partido Comunista de España para invadir el país y derrocar a Franco.
Las violetas de Toulouse nos conducirá a la cadena de sucesivos dilemas que vivirán ambas mujeres, que les llevarán a enfrentarse con el entorno y con ellas mismas, cuestionándose sus principios, sus actuaciones, sus relaciones personales y sentimentales, y hasta su propio futuro. 

Opinión personal
He tenido la suerte de poder leer Las violetas de Toulouse gracias al autor que me hizo llegar un ejemplar. Cuando el año pasado leí Diamantes de luz helada me quedó claro que leer a Carlos Díaz Domínguez además de ser un placer por la manera que tiene de narrar los acontecimientos, es aprender y conocer detalles de la historia de España olvidados o poco conocidos. En esta ocasión sabremos de espías y de las intenciones de invadir el país para reinstaurar la república por parte de los comunistas en el exilio, tema del que se ha escrito y tratado muy poco. Las violetas de Toulouse es una historia de ficción que está basada en hechos reales, aunque el autor nos avisa que las fechas que aparecen no se corresponden exactamente con las reales. Como es costumbre en sus novelas está muy bien documentada. 
Nos trasladaremos al Toulouse de 1944, y a la guerra civil española de tal manera que sentiremos el ambiente que se vivía en esos años de conflictos bélicos tanto aquí como en Francia. Es sorprendente como desde el primer momento te atrapa la narración y te introduce en la trama con un buen ritmo que no va a decaer en ningún momento. 

Todo empieza en el año 1944 cuando el general Torregrosa recibe otra foto, y ya van cuatro, del último espía asesinado enviado a Toulouse para obtener información sobre la invasión que preparan los comunistas exiliados allí. Por detrás de la foto y escrito con tinta roja se puede leer:
¡Mandad más. Así serán tratados. Salud y República! 

El general buscará la ayuda del que fuera su subordinado durante la guerra, Nicolás Bustamante, hombre cruel, sin escrúpulos y con muchos recursos que pensará en una mujer para la misión. Al terminar la guerra y movida por la venganza colaboró con él delatando a comunistas y ayudando así con la limpieza de rojos que inició la dictadura de Franco. 

Hay dos líneas de tiempo, por un lado la que nos lleva a la ciudad francesa de Toulouse, en la que se han concentrado gran parte de los exiliados republicanos españoles. Y por el otro nos remontamos a la guerra civil española. Veremos las dos caras de la guerra, conoceremos la historia desde los dos frentes, desde las dos ideologías, sin tomar partido, relatando las barbaridades cometidas por miembros de ambos lados, los ajustes de cuentas, los paseos y asesinatos sin juicio previo tanto de un bando como por el otro.

Los madrileños vivían demasiado atenazados por un pasado que nadie había olvidado. Las noches de los paseos todavía permanecían demasiado presentes en la memoria colectiva de una ciudad que vivió innumerables madrugadas de doble terror: terror rojo, terror azul.

Conoceremos a una joven madrileña, Catalina Rodríguez que al comenzar la guerra dejará su trabajo para ayudar como enfermera y comadrona en el bando republicano. El autor dedica la novela a todas las enfermeras que lejos de huir a posiciones más cómodas y seguras, eligieron voluntariamente permanecer al lado de los enfermos cuando estos más las necesitaron, independientemente de si la bandera que defendían tenía dos colores o tenía tres.

A Catalina la encontraremos años después entre los republicanos españoles que se tuvieron que exiliar a Francia y que se reúnen en el bistró La violette du sud de Toulouse. Allí se dan cita su actual pareja, Vizcaíno, y sus camaradas Cojo, Bigotes, Pescador y Ginés que es el cabecilla del grupo. Son algunos de los muchos comunistas españoles que luchan contra los alemanes y que sueñan no solo con acabar con los nazis, sino con entrar en España triunfadores y acabar con el fascismo y la dictadura.

Desde aquel verano de 1941 los republicanos españoles se convirtieron en los luchadores más eficaces que ha tenido el ejército francés. Personas que venían de combatir, de penar, de sufrir los rigores de una guerra en sus propias carnes. Sabían lo que era ver morir y, en estos casos lo más positivo, sabían lo que era matar.

Por otra parte, también en Madrid en los primeros días del alzamiento, una joven, María Eulalia Gómez-Calcerrada y Romero de Ávila, acude con su madre y su hermano sacerdote a una misa oficiada por su otro hermano también sacerdote. Irrumpen unos milicianos en la iglesia matando a su madre y hermanos. Ella salva la vida gracias a uno de los milicianos. Entonces tomará la decisión de hacerse pasar por republicana mientras la capital esté en su poder y colaborar con su causa con la única intención de poder vengar las muertes de sus familiares en el futuro. Cambiará su nombre por el de Jacinta y aprenderá a mentir y a fingir para salvar la vida, convirtiéndose así en una espía. 


Ella había cincelado cada letra de la palabra traición con el escoplo de charlas y cenas o comidas, en amaneceres o en viajes hacia o desde el frente, incluso, había traicionado a más de un hombre al que utilizó para satisfacer una necesidad corporal de la que desconocía su existencia y que descubrió con ellos.


Dos protagonistas, Catalina y Eulalia (Jacinta), unos personajes muy interesantes y con mucha fuerza. Son muy distintas y de ideologías opuestas, pero las dos tienen en común que son unas supervivientes y no están de acuerdo con todo lo que ven a su alrededor. Las dos sufrirán y tendrán  grandes cambios en su vida, vivirán el amor y el desamor. Para Catalina lo importante es su profesión de enfermera y comadrona, y ayudar a los demás en lo que puede desde su puesto en el hospital en el que trabaja. Eulalia tiene que aprender a sobrevivir sola durante la contienda, y aunque al principio le mueve la venganza después comprenderá que la guerra terminó, por mucho que algunos se empeñen en seguir con la lucha tanto en un lado como en el otro. 

Hubo una guerra y en ella murió demasiada gente. Pero esa guerra ya terminó. ¿No lo has oído en la radio?


En Las violetas de Toulouse encontraremos unas historias duras de guerra y muerte; ideales, lealtad, intrigas, engaños, venganza y traición, pero también hay lugar para la esperanza, el amor, el perdón y la reconciliación. 



  

   
Las violetas de Toulouse es una novela estupenda que te atrapa desde la primera página, con unas protagonistas y unas historias que no te dejaran indiferente.

       Lourdes

martes, 30 de marzo de 2021

LA NOCHE AZUL, JUAN BOLEA

La noche azul

Autor: Juan Bolea

Nº de páginas: 272

Editorial: Alrevès

Año de publicación: 2021

Género: Novela policíaca

Serie Falomir (3)



Juan Bolea es escritor desde que nació. Destacado por la crítica como un renovador y un autor de múltiples recursos, ha firmado dieciocho novelas. Varias (La melancolía de los hombres pájaros, El síndrome de Jerusalén (reseña aquí), Orquídeas negras (reseña aquí) ), premiadas. Alguna (Parecido a un asesinato) adaptadas al cine. Unas son psicológicas, críticas con el poder, indagadoras de la naturaleza humana. Otras se ajustan a géneros, tramas de aventuras, novelas negras... Todas, ahormadas por un estilo directo y rico, por ritmo vivo y originales argumentales. Cuando no escribe, viaja, urde antologías, proyectos, imparte talleres literarios o dirige eventos culturales como Aragón Negro o Panamá Negro. Recientemente ha recibido el Premio de las Letras Aragonesas 2018. El detective Florián Falomir debutó con Los viejos seductores siempre mienten (2018), siguió con Sangre de liebre (2020) y por último La noche azul (2021).

Sinopsis

Hacía mucho tiempo que Florián Falomir no veía a Mateo Reblet, un antiguo compañero suyo de clase, ahora famoso director de cine, con una carrera cinematográfica fulgurante y una vida llena de lujos. Pero la vida privada de Reblet no es tan segura como su trayectoria profesional. Recientemente, el director se había vuelto a casar con la actriz Valeria Lázaro, treinta años más joven que él, y ahora teme que un enfermizo admirador los esté acosando, ya que del dormitorio de la pareja han desaparecido objetos y prendas íntimas. Convencido de que un peligro los amenaza, el director pide ayuda a su antiguo amigo detective y Falomir acepta la invitación para inspeccionar la mansión del director, ubicada en Oropesa, junto al Mediterráneo.

En un sofisticado ambiente de familias adineradas, políticos, productores, guionistas y actores, Falomir conocerá a Valeria, el nuevo amor de Reblet, y a las dos hijas adolescentes de su amigo, Elisa y Ruth, fruto de su primer matrimonio. Enfrentadas a la nueva esposa de su padre, este antagonismo pronto derivará en tragedia.

Opinión personal
Tuve la suerte de ganar La noche azul en un sorteo que organizó en Instagram la Editorial Alrevès
Conocí a Juan Bolea hace unos años cuando vino al Club de Lectura para hablarnos de novela negra y novela policíaca, géneros que domina a la perfección. En esa ocasión habíamos leído Orquídeas negras y El síndrome de Jerusalén (las dos con reseña en el blog). La primera como ejemplo de novela negra, y la segunda de novela policíaca (que pertenece a la serie de la inspectora Martina de Santo de la que tiene publicadas 6 novelas) y en la que aparecía por primera vez el detective privado Florián Faromir. Ya entonces Bolea tenía pensado una serie para él, por su personalidad y características peculiares, con un gran sentido del humor y una formación como agente de inteligencia y diplomático. 
Falomir tiene junto a su socio, Fermín Fortón, una agencia de investigación llamada Las cuatro Efes (fiabilidad, fidelidad, fortaleza y facilidad de pago).
La gran capacidad de observación y de deducción de Falomir en esta novela, la estructura clásica y la resolución final del caso, me ha recordado a Hércules Poirot y a las novelas de Agatha Christie. Bolea juega desde el principio al despiste con los lectores y aunque nos pone delante de las narices las pistas y pruebas consigue enredarnos hasta el gran final que nos tiene preparado. 

—Los misterios no existen —opiné—. Solo son argumentos incompletos. Hay casos resueltos o sin resolver, eso es todo.

Mateo Reblet es un antiguo compañero de clase de Falomir y un famoso director de cine. Vive con su madre (doña Encarna), sus dos hijas adolescentes (Elisa y Ruth) fruto de su primer matrimonio,  su actual pareja Valeria Lázaro que es una joven y guapa actriz unos treinta años más joven que él, y la madre de esta (doña Verónica) en Las Gaviotas, una mansión en Oropesa (Castellón) junto a la playa. Con la escusa de investigar la desaparición de una serie de objetos y prendas de Valeria, Falomir acudirá allí, ya que su amigo tiene un mal presentimiento. Así es como conocerá a la familia y amistades de su amigo, al jardinero, a la criada y su hija, también a algunos actores que han trabajado en la última película de Reblet y asistirá con ellos a la fiesta y al pase privado de su nueva película en la mansión. También se reencontrará allí con otro compañero de la infancia y ahora cura mediático, Pancho Roseti. Entre tanto lujo y glamour encontraremos problemas económicos, celos y envidias entre actores, la oposición de las hijas a la relación de su padre, amor, infidelidades y unos cuantos misterios y secretos que irá descubriendo Falomir. Y por supuesto también hay un asesinato.

Con el estilo elegante que le caracteriza, Juan Bolea nos presenta una novela policíaca clásica, que se lee rápidamente, es muy entretenida y tiene un protagonista como Falomir, con una peculiar personalidad, con un gran sentido del humor, muy observador, de gran inteligencia y capacidad deductiva, solo él es capaz de descubrir al asesino entre un montón de sospechosos, porque todos parecen tener cosas que ocultar, secretos del pasado o del presente.

—¿Por qué creen que lo haría? Vamos a pensar... Ayúdenme todos, por favor. Hagámoslo, les propongo, como haría Sócrates, con su famoso método, la mayéutica, inspirado en el oficio de su madre, que era partera, comadrona en Atenas. ¿Pensar no es alumbrar?, ¿ayudar a dar a luz nuevas ideas? Forzosamente tuvo que haber una razón, un motivo...


Aunque forma parte de una serie se puede leer de manera independiente, ya que son casos autoconclusivos y el autor suele explicar el pasado del protagonista y da detalles para que el lector pueda seguir la novela sin problemas. 

Frases
Contra la melancolía, la obesidad y la soledad no disponía de otro antídoto que el trabajo.

—Toda mujer es un misterio —fue mi evasiva respuesta.

Cuando el destino es aciago, se valora más la amistad...

La noche azul es una buena y entretenida novela policíaca al más puro estilo clásico y con un protagonista carismático.

           Lourdes

viernes, 26 de marzo de 2021

EL ESCRITOR NÚMERO 8, ANDONI LA RED

El escritor número 8

Autor: Andoni La Red

Nº de páginas: 166

Editorial: Ediciones Carena

Año de publicación: 2020

Género: Thriller



Andoni Joseba La Red González (Vitoria, 1980). Su amor por la literatura le llevó a apuntarse a varios cursos de escritura creativa en Barcelona y Sabadell, donde pronto destacó gracias a un estilo particular y reconocible. Años más tarde, decidió ampliar su formación con un curso especializado en novela negra y, posteriormente, un máster en escritura y narración creativa. 
Partido a 22 fue su primera novela publicada,en la que destaca el manejo del suspense al final de los capítulos. El escritor número 8 es su segunda novela, un thriller con tintes negros, en el que la intriga y la emoción se mezclan con un relato que te atrapará desde el inicio. Una historia cuyo final no te dejará indiferente.

Sinopsis

"Una conmovedora historia de suspense y misterio con tintes negros sobre telón de fondo más castizo de la capital"

Tras la inesperada muerte de su padre, Martín debe gestionar su disconformidad con la versión oficial de los hechos a la vez que asume el mando del negocio familiar, una antigua librería situada en el corazón de El Rastro madrileño.

Su vida dará un giro cuando una misteriosa mujer, Vega, se presenta en el local. Su aparición precipitará una serie de hechos que les llevarán al límite. Juntos irán desvelando toda una trama de personajes siniestros y verdades encubiertas en el ambiente laberíntico de El Rastro, del que su padre, conocido como "El escritor número 8", formaba parte.

En esta nueva novela, Andoni La Red nos presenta una historia de abusos, venganza y desconfianza, pero también de la capacidad de amor y perdón como única vía para lograr la aceptación de la cruda realidad, cuando la justicia queda fuera de nuestro alcance.


Opinión personal
Quiero empezar dando las gracias a Babelio, Masa Crítica y a Ediciones Carena por darme la oportunidad de conocer El escritor número 8. Lo primero que llamó mi atención fue que la trama tiene lugar en el Rastro madrileño y en su entorno. Después me sorprendió que tan solo tuviera 166 páginas, me parecieron muy pocas.

Parece que Isidro Serrano se suicidó, incluso dejó una nota de despedida para sus dos hijos. Pero para Martín, el hijo menor, eso es imposible, conociendo como conocía a su padre. En cambio a Juanjo, el hijo mayor, parece que no le cabe duda, si así lo cree el Inspector Morales, no hay motivos para pensar lo contrario. 

"El suicidio es de cobardes" había censurado, después de que mi madre nos planteara una muerte controlada para abandonar este mundo sin necesidad de seguir sufriendo.

Isidro era librero, dueño de la Librería La Almoneda de Isidro, en el número 8 de la Plaza General Vara del Rey, en pleno rastro madrileño. Allí se le conocía como el escritor número 8, por su puesto de libros de segunda mano, pero sobre todo por su afición a la escritura y porque los días de mercado tenía un puesto en el que escribía poemas personalizados por 10 €, era un escribiente por encargo, como el mismo se llamaba. 

Martín decide investigar la muerte de su padre y para eso contará con la ayuda de un amigo de la infancia, Guzmán, que casualmente es el agente de policía del grupo de homicidios que encontró muerto a Isidro. Por cierto, me llama la atención que en la mayoría de las ocasiones en las que se refiere a su padre lo hace como Isidro, no como mi padre.

Sentía que estaba a punto de comenzar a bucear en la intimidad de Isidro. La simple idea de, por fin, ser útil a mi padre me motivaba. Averiguar si realmente fue asesinado sería un punto final maravilloso a nuestra relación... Sería mi particular homenaje, mi definitiva muestra de respeto y amor incondicional.


Los dos protagonistas principales son por una parte Martín y por otra la misteriosa Vega que juega un papel muy importante en la trama. Los dos nos contarán la historia, cada uno desde su punto de vista, y así podremos tener una visión más completa de lo sucedido. Cada capítulo lleva la fecha y el nombre del personaje que nos va a contar su versión. 
Podremos encontrar mucho en tan pocas páginas, entre otras cosas, crímenes, investigación, suspense, abusos de menores, prostitución infantil, odio, venganza, pero también amor y perdón. Eso sí, sin profundizar mucho en los temas. Se lee muy rápido y tiene una buena ambientación del rastro y sus vendedores. 

Era consciente de que no resultaría sencillo obtener información en un ambiente tan hermético como aquel. Los vendedores estaban habituados a guardar silencio por norma general. Sobre todo, mantenían el pico bien cerrado acerca de la procedencia de su género. 

En el Rastro se vendían recuerdos mágicos. Los vendedores de antigüedades, en la mayoría de los casos, jugaban a vender humo nostálgico en forma de trasto inservible.


Pero, no me ha terminado de convencer Vega, la protagonista, no he llegado a empatizar con ella del todo. Me resulta que su comportamiento es un poco contradictorio y que se mueve por la venganza y el odio y el perdón. Tal vez sea eso, la duda y la indecisión lo que no he terminado de entender, y se quedará dando vueltas en mi cabeza los motivos por los que a unos perdona y a otros no. 

Frases
Al fin y al cabo, algunos venimos a este mundo para ser mulas mientras otros nacen para ser purasangres.


Me sorprendía cómo en unas horas había pasado de ser un vagón cualquiera sin rumbo fijo a ser la novata locomotora del tren de mi vida.

Tal y como suele suceder en la vida, a menudo no sabes cuándo has cruzado la línea hasta que ya estás al otro lado y, para entonces, en la mayoría de las ocasiones suele ser demasiado tarde; ya no hay vuelta atrás.


El escritor número 8 es una entretenida novela corta que se lee enseguida y que no te dejará indiferente.


           Lourdes

domingo, 21 de marzo de 2021

NO MORIRÁS, BLAS RUIZ GRAU

No morirás
Autor: Blas Ruiz Grau

Nº de páginas: 496

Editorial: Ediciones B

Año de publicación: 2020

Género: Thriller, Novela negra, policíaca

Serie: Nicolás Valdés (3)



Blas Ruiz Grau nació en 1984 en Rafal (Alicante). Autopublicó su primera obra, La verdad os hará libres en 2012, con un inmediato éxito de ventas. Sus tres siguientes novelas -La profecía de los pecadores, Kryptos y Siete días de marzo- han alcanzado los primeros puestos en las listas de ventas de libros digitales, conquistando a decenas de cientos de lectores. También es autor del ensayo sobre investigación criminal Que nadie toque nada y asiduo colaborador de la web literaria Zendalibros.com. Tras el éxito de No mentirás (reseña aquí) y No robarás (reseña aquí), con esta tercera entrega concluye la exitosa trilogía.

Sinopsis

Llega el cierre de la trilogía más diabólicamente adictiva.

Nicolás Valdés no ha dado señales de vida desde la última gran aparición del mutilador de Mors, cuando seis personas fueron brutalmente asesinadas. Hace un año que el inspector está desaparecido, el asesino sigue libre y reina una calma tensa en Madrid. Solo hay una razón por la que Nicolás volvería. Solo una persona podría romper esa calma.

El asesino ha tenido tiempo para preparar su gran jugada, la que le llevará a enfrentarse al inspector en su última partida de ajedrez. Madrid ya ha descansado demasiado, Nicolás Valdés también. Es el momento de llegar al final, un final que ha esperado durante ocho años: solo uno de los dos puede quedar en pie.


Toda historia  tiene un comienzo pero también tiene un final, 

sea cual sea


Opinión personal

No morirás es la última entrega de la trilogía protagonizada por el inspector Nicolás Valdés. Hay que leerla después de las anteriores y es muy difícil hablar de la última sin revelar demasiado de las anteriores. No morirás empieza donde acaba la entrega anterior, vamos, que si no has leído No robarás no deberías leer la sinopsis de esta. Ni todo lo que yo pueda contar ahora. Además de que es muy difícil, por no decir imposible seguir toda la investigación sin conocer lo sucedido en las dos anteriores novelas. Hay que leerlas por orden, si o sí. 


Nicolás ha estado desaparecido durante un año, después de lo sucedido con el mutilador de Mors. Pero cuando Fernando, el asesino vuelve a aparecer, no tendrá más remedio que volver a enfrentarse con él. Le ayudarán, como no podía ser de otra manera, su amigo y compañero el inspector Alfonso Gutiérrez, y Sara GarmendíaInspectora jefe de la Sección de Análisis de la Conducta del Cuerpo Nacional de Policía, su equipo habitual y también nuevas incorporaciones. A Fernando, el asesino psicópata, lo conocemos de las dos anteriores novelas, pero no deja de sorprendernos. Inteligente y meticuloso, tiene todo planeado y controlado hasta el último detalle. Secuestró a una persona muy importante y querida para Nicolás y ha señalado una cuenta atrás para acabar con ella. Mientras también irá matando a otras personas. Por lo que tendrán que encontrar la posible conexión entre ellos para adelantarse a él, y todo hace que la investigación sea contrarreloj. Al igual que en las anteriores novelas, esta tiene mucho ritmo, acción, giros, sorpresas, engancha y se lee del tirón. En cuanto a los personajes, tendremos novedades, las relaciones entre ellos han cambiado. Nicolás salió huyendo después de lo ocurrido y ha estado desaparecido, sin dar señales de vida durante ese tiempo. Y tanto Alfonso como Sara se sentirán abandonados por él y muy enfadados. Los personajes han ido evolucionando desde la primera novela, en la que tanto Alfonso como Nicolás son unos novatos, hasta llegar a ser este último uno de los mejores investigadores de asesinos en serie. También Fernando ha ido cambiando y ahora le conocemos mejor. Es un buen broche final para la trilogía y me da pena que termine. Aunque, ¿quién sabe? Igual se convierte en una serie y volvemos a saber de ellos. A mí me gustaría que así fuera.



Frases


"Qué fácil es empujar a la gente, pero qué difícil guiarla." La frase, pronunciada por el premio Nobel de Literatura Rabindranath Tagore, resonó en su cabeza.


... asociaba la palabra "psicópata" a una persona que causaba dolor con el único propósito de sentir satisfacción personal. Y por más que lo intentaba, no encontraba esa satisfacción por ningún lado.


Lo suyo no era matar por matar: todo lo hecho, todo lo que quedaba por hacer, todo escondía un sentido, un propósito, un fin.


Había pensado en muchas ocasiones que si le diera por relatar todo lo sucedido desde que ambos inspectores, novatos ellos, llegaron a Alicante podría vender una trilogía que seguro sería un éxito de ventas.


Tenía una constante sensación de déjà vu, parecía que no se iría nunca.


"Discernir sobre bien y mal, / apurara una copa rebosante de miedos / trabajar sin apenas respirar, / olvidar que se consume tu tiempo."


El primer impulso era inevitable. El resto es lo que es inexcusable.



La falta de control era propia de locos, de lunáticos, y él no lo era. Él perseguía un fin. Obraba en pos de unos motivos. Sus actos estaban justificados. No estaba loco.




Con No morirás termina una trilogía con mucha acción, que engancha y que es totalmente adictiva. 


          Lourdes

lunes, 15 de marzo de 2021

FIERRO, FRANCISCO NARLA

Fierro

Autor: Francisco Narla

Nº de páginas: 384

Editorial: Edhasa

Año de publicación: 2019

Género: Novela Histórica



Francisco Narla (Lugo, 1978), es escritor y comandante de línea aérea. Ha publicado novela, relatos, poesía, ensayos técnicos y artículos. Como conferenciante, ha participado en diferentes foros, como centros universitarios o programas de radio y televisión. 

En 2009 publica su primera novela, Los lobos del centeno, reeditada revisada e ilustrada en 2019. En noviembre de 2010 ve la luz su segunda obra de ficción, Caja negra, reeditada en 2015 y traducida a varios idiomas. En 2012 nos sorprendió con Assur, con la que recibe el aplauso del público y conquista las listas de los más vendidos. Y al año siguiente nos presenta Ronin, que le consagró como uno de los más versátiles y talentosos escritores de novela histórica de nuestro país, género que ha continuado en sus siguientes novelas. Donde aúllan las colinas (2016, reseña aquí). En 2018 gana el I Premio Edhasa de Narrativas Históricas con la obra Laín. El bastardo (reseña aquí). Tras el éxito, tanto en ventas como en críticas, de Laín, Francisco Narla presenta en 2019 su nueva novela, Fierro

Sinopsis

EN LA FRONTERA NO HAY MÁS LEY QUE EL HIERRO 

Lo llamaban Fierro. Y era mentira. La verdad era su pasado y el pasado, una condena que prefería olvidar. No tenía nada, ni siquiera futuro. Por eso vivía en la frontera, un pedazo incierto de tierra olvidado por todos, un lugar maldito donde moros y cristianos sembraban muerte a su antojo. Su único consuelo eran las colmenas. A ella, perdida en aquel amargo pasado, siempre le gustó la miel.
Ahora ese pasado cabalga de nuevo hacia él; con la espada al cinto, dispuesto a atormentarlo. Una vez más. Y, cuando su antiguo compañero de armas lo encuentra, sabe que no tiene escapatoria. La guerra se cruza de nuevo en su camino. Se prepara la batalla más grande jamás contada y él marcará la ruta. Lo hará por una única razón: ella. Como antes, como siempre, él será el atajador de los ejércitos de Castilla. Y su única esperanza estará en manos de un enemigo…
Ésta es la historia de un hombre; uno cansado, blasfemo y solitario. Un hombre acabado, sin esperanza y, pese a todo, un valiente. Un atajador en la frontera, en tiempos de la Reconquista.
Recordarás su nombre.

Opinión personal
La primera novela que leí de Francisco Narla, hace ya unos cuantos años, fue Assur y me gustó mucho. Después vinieron Laín. El bastardo. Donde aúllan las colinas, y ahora Fierro. Como me gustó tanto la primera, cada vez que tengo la oportunidad de leer una de sus novelas no me lo pienso y enseguida va a la lista de libros que quiero leer, es una apuesta segura y no me defrauda.

La novela nos llevará a principios del siglo XIII y a finales del XII cuando recuerda su pasado. Al protagonista lo conoceremos como Fierro. Descubriremos su pasado poco a poco, a la vez que su presente hasta completar la historia del protagonista, un atajador de la frontera. Pero también nos introduce en unos hechos reales y batallas de nuestra Historia.
La novela está dividida en tres partes que ha llamado Cantares: el primer cantar es El sitio de Alarcos, el segundo es La sombra del lince y el tercer cantar es Las Navas de la Losa

La novela empieza así:

Lo llamaban Fierro. Y mentían.
Su verdadero nombre era agua pasada. Y allí el pasado se pagaba caro.
En la frontera no se preguntaba, las respuestas tenían la maldita costumbre de ser tajos de un palmo que aireaban las tripas. Era un pedazo indeciso de tierra maldita. Un erial dejado de la mano de Dios donde se condenaban los que no tenían otra elección: la frontera o el infierno. Allí acababan los desahuciados, los ilusos, los que escapaban de la horca y un puñado de malnacidos que, en lugar de ganárselo, robaban el pan. En la frontera se refugiaban los desechos de aquella guerra interminable.
Y él era uno de ellos.

A Fierro lo describe ya mayor, aunque también conoceremos al Fierro de joven y enamorado. Porque además de todo lo que podemos encontrar en esta historia, traición, venganza, honor, deber... encontraremos una gran historia de amor.

Espigado y curtido. Un manojo de cordeles tiesos. De guedejas canas y barba revuelta. Con ojos azules, clareados por los años y el miedo. Renqueaba y, para caminar, se ayudaba de una vara. Cuando amenazaba tormenta, se le arredraban los huesos. Y tenía la impenitente manía de sacudirse las calzas a todas horas.
Además, se hacía viejo. Lo acompañaba un chucho de mil leches con algo de bodeguero y mucho de sarnoso. Un animal sin gracia cuya única virtud era la lealtad de su mirada. 

Resolvió que no había por qué inquietarse. Al fin y al cabo, él ya estaba muerto para los suyos.
Y se equivocó.
Su pasado cabalgaba hacia él. Con la espada al cinto. Escupiendo maldiciones.


En el pasado Fierro fue atajador, aunque ahora se encuentra apartado y trabajando de melero. Los atajadores eran grandes conocedores del terreno, buscaban los mejores lugares para pasar un río o para asentar un campamento, una especie de exploradores que se arriesgaban cruzando la frontera continuamente para encontrar el lugar más adecuado para asentar a las mesnadas antes de enfrentarse en la batalla. Papel importante el de los atajadores, aunque nadie hable luego de ellos y no sean los héroes de los que hablan los juglares. 

A eso se habían dedicado. A jugarse el pescuezo por delante de las mesnadas para informar de los mejores lugares para acampar, de los vados en los ríos, de los campos de abastecida. Atajadores. De entre todos los hombres de las milicias y fonsados, los más locos; o los más valientes. Los que se echaban a territorio enemigo a pecho descubierto para que reyes y obispos, con sus nobles culos bien a salvo en la retaguardia, decidieran cómo jugarse la vida de los hombres que luchaban en su nombre.

—¿Y quién fue el espabilado que dijo que éste era un trabajo fácil?

Otros hubieran salido por pies. Pero él era atajador y no le arredró meterse en aquel avispero. Ése era su negocio, moverse bajo los hocicos del enemigo. Y prefería morir intentándolo que olvidar la afrenta.

No fue cuestión de fuerza, no fue cuestión de valor. No se trato de algo al alcance de los héroes a quienes cantaban los trovadores. Fue sólo gracias a su empeño.


Una época en la que los distintos reinos cristianos luchaban entre sí y contra un enemigo común, los musulmanes. Trascurre la acción en una tierra fronteriza que tan pronto es cristiana como musulmana. Entraremos de lleno en plena Reconquista, en el 1212, año de la famosa batalla de Las Navas de Tolosa que encontraremos en la parte final de esta novela. Los distintos reyes, Alfonso de Castilla, Sancho de Navarra, y Pedro de Aragón (solo faltó el rey de León), nobles, caballeros, las órdenes militares de Santiago, Templarios, Hospitalarios y Calatravos se dieron cita contra el infiel, también mercenarios y villanos. Muchos de los personajes, las batallas y también las traiciones son reales. Nos encontramos con la rivalidad entre los Castro y los Lara, la traición y el horror de la derrota del rey castellano en Alarcos (1195), (el traidor existió realmente, Pedro Fernández de Castro), la caída del castillo de Salvatierra (1211) y la batalla de Las Navas de Tolosa (1212) una de las más importantes de la Reconquista. Y que podemos vivir en una magnífica recreación. 

Aquí cada cual ha calentado siempre su sopa y por eso esta condenada guerra no acaba nunca, porque, en lugar de pelear todos contra el moro, cada quien mira por su ombligo... El oro dobla voluntades como el viento las junqueras.

El Miramamolín es hijo de Al-Mansūr, el mismo que vestía y calzaba, «el honroso» le decían, quien logró que a vuestro rey Alfonso se le aflojaran las tripas... es hijo de quien se enfrentó con el rey Alfonso en Alarcos... Aunque, para su vergüenza —alzó su manaza—, también es hijo de cristiana. De cristiana convertida, para más señas. Una esclava a la que dieron el nombre de Zahar y que no fue manumitida hasta que se convirtió en la madre del heredero. Y de ahí le vienen, dicen, los ojos azules y las barbas rubias que peina.


—Se le han revuelto las aguas y no quiere una campaña larga. Ya ha esperado todo el invierno; estará impaciente como novicio en putiferio. Si no se apura, se arriesga a una rebelión. Y ese infiel quiere mandarnos al infierno a todos, quiere su gran lid. Quiere ser recordado no como el hijo de una esclava, sino como el gran vencedor. Ese hideputa bebe vientos de grandeza. Él lo ha dicho —insistió, señalando al judío—, quiere seguir los pasos de Almanzor.


Con una estupenda documentación, con Fierro volvemos al pasado y viviremos unos sucesos históricos importantes, muy bien recreados como son la derrota de Alarcos, y la batalla de Las Navas, de manera que hasta puedes sentir el miedo de las gentes del pueblo y de los soldados que luchaban muchas veces cuerpo a cuerpo durante horas, en unos combates de violencia desmedida, con muy pocas posibilidades de salir con vida y enteros. 

Enconada a más no poder, la batalla no se decantaba a un lado o al otro. Sólo ganaba la muerte. La muy puta sólo se tomaba un respiro si tenía que afilar la guadaña.


Rendirse era el amor de los cobardes. Y él nunca había sido un cobarde. Seguiría luchando hasta el último aliento. Hasta que no fuera capaz de sostener el estoque. Seguiría luchando incluso cuando ya no hubiera esperanza. Como siempre.

No era el más valiente. Tampoco el más espabilado. Sólo un tipo que jamás se rendía.


—Al demonio le gusta jugar a los dados...


Lo peor fueron los sueños inquietos. Porque los sueños eran venganza de los recuerdos.


Todo por la fe, todo por la cristiandad. Muerte y gloria en nombre de Dios. Y habrían salido dispuestos a enfrentarse a un inmenso ejército.


Porque sabía que, unos y otros, cristianos y moros, no eran más que títeres en manos de reyes y califas.

Fierro es un hombre atormentado, al que le persigue su pasado. Vivió un gran amor. Podemos encontrar venganza, traición, lealtad, honor, pero en el fondo es ese amor lo que le mueve a vivir esta última aventura en un intento de redimirse. Por ella, todo por ella.


Tengo que decir que me ha gustado mucho la novela. También que hay algo que me ha sorprendido una barbaridad, no me esperaba para nada, y no puedo dejar de mencionar, que en un momento dado  mencionara el pueblo donde vivo, Cella, muy cerca de Teruel capital. Cella forma parte del Camino del Cid. Es en Celfa la del Canal donde, según el Cantar, el Cid espera a los refuerzos necesarios para la conquista de Valencia. La llaman así, Celfa la del Canal por su Pozo Artesiano uno de los más grandes y profundos del mundo. La fuente de Cella está catalogada como Bien de Interés Cultural desde 1983.






Muchos años atrás, cuando la barba le crecía por parroquias y las cicatrices aún estaban por venir, en una cabalgada no lejos de Cella, a la que llamaban del Canal, había presenciado algo que nunca había contado a nadie.

Fierro es una gran novela histórica llena de aventuras y en la que también podemos encontrar una gran historia de amor.

           Lourdes